#NiUnaMenos, la lucha que no se reduce a un hashtag

Este 13 de agosto será una fecha en que las mujeres peruanas saldremos a las calles a exigir el cese de la violencia de la que somos víctimas. No sólo se trata de manifestarnos en contra de las violencias cotidianas, sino también en contra de la violencia estructural y sistémica que nos daña, desde aquella que se ejerce en los espacios públicos, hasta la practicada por el propio Estado y los medios de comunicación.

8 marzo 2016 d internac mujer2
Foto: MaldeOjo

Escribe: Kathia Carrillo

Según el INEI, más del 70% de mujeres peruanas hemos sufrido violencia física, sexual o psicológica en nuestras vidas. Si además de eso agregamos los comentarios o chistes machistas en los medios y en el ámbito político, vemos que la violencia de género es un problema vigente en multiples esferas de la sociedad peruana y que todas hemos sido afectadas.

Para las mujeres que somos indígenas o afrodescendientes, la violencia de género se ve agravada por los ataques racistas, la discriminación y por el hecho de que solemos ser invisibilizadas sistemáticamente, incluso por quienes comparten nuestra problemática como mujeres. Las mujeres indígenas y afrodescendientes tenemos los más altos índices de pobreza, la peor atención en salud y educación, y la mayor inequidad en el acceso al empleo y remuneraciones. Sin embargo, para el sistema en el que vivimos, es difícil percibir estos hechos como violencia ya que tanto los grupos de poder, coludidos con los grandes medios de comunicación, así como un sector de nuestra sociedad que ostenta ciertos privilegios, se han encargado a lo largo de los años de imponer, normalizar y reproducir dicha estructura.

afro
Gráfica tomada del facebook de Mujeres Afrodescendientes Presencia y Palabra

Este sistema patriarcal heterosexista también ejerce violencia sobre nuestras vidas como mujeres lesbianas o trans, ya que también representamos una amenaza a la dominación masculina y sus principios opresivos. Las mujeres trans solemos ser relegadas a espacios laborales limitantes, y somos constantemente víctimas de crímenes de odio. El poder legislativo no ha querido tipificar esta clase de crimen contra nosotras, por lo que no podemos ejercer nuestros derechos. Por otro lado, las lesbianas seguimos siendo víctimas de violaciones “correctivas” dentro de nuestros círculos familiares y sociales más cercanos. Como todas las mujeres, somos maltratadas y no tomadas en serio al denunciar estos crímenes. Sin embargo, a pesar de lo terrible de estos abusos nuestra lucha también es invisibilizada.

También estamos las defensoras ambientales quienes, como Máxima Acuña, Ruth Buendía, Catalina Torocahua, Cleofé Neyra y Elizabeth Cunya, somos propensas a sufrir del hostigamiento de parte de empresas extractivas, ataques de las fuerzas policiales y militares y calumnias e insultos de parte de la prensa corporativa. A pesar de ser protectoras de nuestros bosques, lagunas, ríos y tierra, y de que nuestras acciones hacen frente al Cambio Climático, nuestra lucha es, nuevamente, invisibilizada, incomprendida y criminalizada.

ruth buendia
Ruth Buendía, ambientalista Asháninka frente a proyectos hidroeléctricos en la Amazonía

Estas mismas acciones se replican contra quienes ejercemos autonomía sobre nuestros cuerpos al decidir someternos a un aborto; así como contra quienes practicamos la partería natural tradicional, heredada de nuestras abuelas, y no reconocida formalmente por el Estado.

La violencia contra las mujeres, es claro, es una problemática estructural que nos afecta a todas de manera distinta. Hablar de las mujeres como un grupo homogéneo es un error, así como insistir en negar las diferencias es naturalizar la desigualdad.

Para decir “ni una menos” primero debemos cuestionar el sistema y su modelo cultural patriarcal que se refleja en el neoliberalismo, en la mercantilización de las luchas sociales y en la cooptación de movimientos. Para decir “ni una menos” hay que autocriticar nuestros privilegios y ser conscientes de las dinámicas de jerarquización que reproducimos en nuestros espacios. Para decir “ni una menos” debemos luchar contra el sistema que ha violentado y violenta históricamente nuestra energía femenina reflejada en nuestra Madre Tierra. “Ni una menos”, o un movimiento feminista que realmente quiera subvertir el orden patriarcal que nos rige, debe ser anti-capitalista, anti-extractivista y debe apostar por todas nuestras luchas.

Por eso, este 13 de agosto saldremos no sólo a marchar, sino también a cuestionar. Saldremos a reconocernos en nuestros diversos pensares, sentires e identidades.
Nos uniremos a todas las luchas contra el abuso, la opresión y la injusticia.

Marcharemos de la mano de movimientos, organizaciones, y personas que luchan por justicia y equidad. Marcharemos porque queremos marchar, porque las calles son nuestras, porque queremos gritar, jugar, salir, estudiar, trabajar, decidir y luchar. Marcharemos por todas nosotras, por las que somos violentadas, acosadas, asesinadas, discriminadas, esterilizadas, criminalizadas, violadas, golpeadas e invisibilizadas. Marcharemos con la fortaleza de la rabia acumulada durante tantos ciclos de opresión, y con la alegría que nuestra unión nos está dando.

Este 13 de agosto gritaremos #NiUnaMenos, y comenzaremos así un camino imparable hacia el 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer. Uniremos nuestras fuerzas y caminaremos, desde todas las regiones, fortalecidas, para reapropiarnos de esa fecha y continuar así con esta lucha, que empezó hace muchos años, hasta lograr la verdadera equidad y justicia que tanto buscamos.

-o-

Este texto fue escrito gracias al aporte de compañeras de colectivos y organizaciones involucradas en los espacios de lucha y activismo por los derechos de las mujeres. A ellas, gracias.

Anuncios

2 comentarios sobre “#NiUnaMenos, la lucha que no se reduce a un hashtag

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s