“Los pobres contaminan más” y otras sandeces de Roque Benavides

Entre risas, lamentos y frustración, compartimos con ustedes la entrevista que un periodista estadounidense, de la agencia ambientalista Mongabay.org, hizo a Roque Benavides, Gerente General de la Compañía de Minas Buenaventura (sí, la de Conga).

Gran parte de esta entrevista fue publicada en el semanario Hildebrandt En Sus Trece el pasado viernes. Pueden hacer click aquí para leer la versión original en inglés.

BENAVIDES CRITICA AL PAPA

22 de setiembre de 2015
Entrevista: Justin Catanoso
Traducción: DPH 

Una conversación con Roque Benavides, Gerente de la Compañía de Minas BuenaVentura, la empresa más grande de extracción de metales preciosos para exportación en el Perú, nos deja, en resumen, tres puntos:

  • Roque Benavides no se disculpa por la industria extractiva del Perú, recalcando que da empleo a decenas de miles de personas, y que beneficia mucho a las comunidades en las que trabaja.

  • El gerente considera que la encíclica papal es excesivamente simplista al colocar demasiada responsabilidad en la industria y los negocios por la crisis ambiental.

  • Argumenta fehacientemente que el gobierno ha fallado en su rol como protector ambiental, y que los pobres destruyen más el medio ambiente que las industrias.

Roque Benavides, de 60 años, es presidente y gerente de la Compañía de Minas BuenaVentura, la empresa de extracción de metales preciosos para exportación en el Perú que más preocupa a los ambientalistas. La empresa fue fundada por su padre en 1953, y Benavides ha estado con la firma la mayor parte de su carrera profesional.
Benavides es amigable, sincero y honesto, una autoridad en los negocios en el Perú. También es una pequeña anomalía ya que impulsa, a contracorriente, una industria con una reputación internacional de saqueo y contaminación.

Benavides asegura que administra una compañía diferente, una que respeta el medioambiente, que trata bien a sus trabajadores, y que beneficia a las comunidades en cuyos suelos cava hoyos inmensos. La Comisión de la Bolsa de Valores de su compañía lo confirma, aunque los mineros se quejan de los bajos salarios, los niveles de riesgo del trabajo y la gran contaminación de las zonas mineras. Sin embargo, también dicen que hay empresas peores en las que trabajar.

Benavides escribió un libro en 2013, por el 60 aniversario de su compañía, titulado La Minería Responsable y sus Aportes al Desarrollo del Perú. Tal y como el Papa Francisco, se refiere a la responsabilidad social como “el compromiso que la empresa tiene con la sociedad en la que opera. Todas sus acciones y procesos deben guardar respeto al medioambiente, la salud y seguridad de sus trabajadores, como también proporcionar un crecimiento sostenible de las comunidades aledañas.” Esto es la buena empresa, escribe Benavides, aunque aún encuentra bastantes discrepancias con el Papa en su reciente encíclica sobre el cambio climático y el medioambiente.

Mongabay: ¿Qué piensa de la encíclica del Papa Laudato Si, sobre el cuidado de la casa común? Comencemos por ahí.

Benavides: Bueno, ciertamente estamos todos sorprendidos de que el Papa se refiera, en una encíclica, a los problemas ambientales. Las anteriores, como sabemos, se trataban de asuntos espirituales. Lo que no significa que la iglesia no tenga que lidiar con asuntos terrenales.
Establece un número de conceptos que yo creo que son medianamente razonables y correctos en muchos aspectos. Habla sobre agua limpia para los pobres. Habla sobre la economía consumista – sobre lo que me pregunto si tiene algo que ver con los problemas medioambientales. ¿Podemos tener una sociedad de no consumo?

En los Estados Unidos, si el consumo desaparece, nuestra economía colapsa.

Nosotros en el Perú decimos que hemos perdido dos o tres décadas debido a malas políticas, y que la verdadera pobreza aumentó por eso. Mi primer punto es que los problemas medioambientales tienen que ver con la educación y la pobreza. Los pobres no cuidan del medio ambiente.

¿Los pobres son los responsables? Por favor, explíquese.

Mire, ellos simplemente tienen que sobrevivir. Así que destruirán el medioambiente para seguir haciéndolo. Creo que los problemas medioambientales tienen más que ver con asuntos sofisticados que la gente tiene que pensar. Tenemos que saber cómo cuidar del medioambiente, proteger el medioambiente, y a su vez mantener el progreso económico sin destruir el medioambiente.

Con respecto a los pobres, ¿usted se refiere a la ganadería a gran escala y la minería de oro ilegal que tiene como consecuencia la deforestación?

Al menos en Perú. No tengo nociones para hablar de todo el planeta. Sería pretencioso de mi parte hacerlo. Pero en mi país, la deforestación y la minería ilegal no son aludidas en la encíclica, y probablemente mi mente provinciana está esperando que el Papa sepa tocar estos temas que realmente nos preocupan en el Perú.

¿Qué les preocupa a ejecutivos como usted?

La imagen de la industria minera – la minería responsable – se ve destruida por la minería ilegal e informal. Ese tipo de minería, sin control alguno del estado, no conlleva remediaciones, no hace seguimiento a la comunidad para el cuidado de las aguas.

Y usted piensa que el gobierno debería ser tan duro al regular la minería informal o ilegal como lo es con las compañías como la suya.

Yo creo que el Papa, en su encíclica específicamente -no quiero usar la palabra culpa pero – él culpa [de la crisis medioambiental] a los negocios más que a las fallas del estado. Y no tiene en cuenta que los problemas ambientales se han desarrollado a lo largo de los últimos años, [así como se ha desarrollado la actual] relación entre el gobierno y las empresas.

¿Para bien o para mal?

Probablemente podría ser mejor. Pero ha mejorado sustancialmente desde 1950, cuando no había normas. El gobierno se ha organizado no para controlar, sino para hacer seguimiento a las actividades económicas y asegurarse de que los negocios no dañen el medioambiente. Habiendo dicho esto, creo que el Papa ha depositado demasiada culpa en los negocios, y muy poca en los estados. Esa es mi impresión.
En las industrias extractivas como las nuestras, los asuntos medioambientales son posiblemente más importantes que para otras industrias, porque la percepción que se tiene en el mundo es que las industrias extractivas están afectando el medioambiente más que otras actividades. Lo cual es falso.

¿En serio? Tiene que darme un ejemplo.

(Alza la voz) Un momento. ¡La industria más contaminante en el mundo es la agricultura!

¿Lo dice por los químicos, los fertilizantes y los vertidos?

Por supuesto. Pero como se ve verde, la gente piensa que no contamina. Pero si quieres lidiar con los problemas ambientales (y he aquí el riesgo de la encíclica), tienes que ir más a fondo, y a lo técnico.
El Papa continúa diciendo que necesitamos evitar el desarrollo económico. Pero uno no detiene el desarrollo económico por problemas medioambientales. El hecho es que todos debemos preocuparnos por los problemas medioambientales, pero también debemos preocuparnos por el desarrollo económico. Tiene que haber un balance.

La percepción aquí en Lima, hablando con periodistas, es que de muchas formas la comunidad empresarial – usted dentro de ella – tiene más autoridad que el gobierno, que ustedes están dictando al gobierno cuáles deberían ser las normas.

Eso no es cierto. Simplemente no lo es. Lo que sucede es que la falta de reglamentación del gobierno, especialmente en zonas rurales y de la selva, no es aceptable.

Quiero retomar algo que usted dijo antes. Usted mencionó que los pobres, debido a que tienen que sobrevivir, son usualmente los que causan mayor destrucción al medioambiente. No quiero malinterpretarlo, pero quiero que quede claro: ¿Está usted culpando a los pobres por estos problemas ambientales y diciendo que las empresas están libres de culpa?

Necesitamos educar a la gente. Eso no está pasando ahora. Pero con la educación tendremos mejores comportamientos ambientales. A la gente pobre no le importa tirar la basura en la calle; mientras que la gente más educada la guardará y la tirará en un tacho de basura.

¿A quién le corresponde la responsabilidad de educar?

A la sociedad en general, pero específicamente la falta de habilidad para gobernar está retrasando este proceso. En el Perú, ésta ha sido la situación durante muchos años. El Perú fue destruido con las políticas económicas [del gobierno] por tres décadas durante los años 60, 70 y 80. Entonces uno se pregunta por qué tenemos este nivel de pobreza – 26%. Es porque no ha habido el desarrollo económico que necesitábamos.

¿Dentro de esas décadas de mal gobierno, usted se refiere al periodo del reino del terror de la insurgencia comunista de Sendero Luminoso?

Obvio.

Estoy de acuerdo con usted en el hecho de que el Papa responsabiliza por los problemas medioambientales a las empresas en su encíclica, pero tampoco se le escapan los gobiernos. Él reclama que no están haciendo cumplir sus propias leyes.

Creo que el Papa podría ser más fuerte. La democracia se basa en autoridades electas. Y esas autoridades tienen que actuar. Lo que pasa es que hay dos maneras: aquellas que tienen que ser verificadas por la autoridad, y la autoridad haciendo su trabajo.
No son sólo el señor Manuel Pulgar-Vidal o la Ministra de Energía y Minas los que nos están vigilando; también lo está el mercado de valores. Unos fondos de inversión grandes [en BuenaVentura], por ejemplo, requieren que yo firme un compromiso, cada año, de que voy a cumplir con sus estándares medioambientales.
Es cuando el Papa va en contra de la sociedad de consumo que yo creo que debe tener más cuidado. Necesitamos crecimiento económico. No sé si lo he entendido bien, pero me parece que lo que él quiere es controlar cuánto crecimiento económico va a haber, para tener una relación menos dañina con el medioambiente. Y yo no sé si eso se pueda controlar. Yo no sé si las fuerzas económicas funcionan así.

Pero usted tiene la presión de aumentar sus ganancias cada 15 minutos.

(Risas) Es verdad. Pero debo decir que hemos llegado a la conclusión de que los negocios son a largo plazo. Los inversionistas en la bolsa están esperando cada cuarto de hora. Yo no puedo funcionar así. Yo sólo puedo trabajar a largo plazo.

¿Hace cuánto que vienen extrayendo metales preciosos en el Perú?

62 años

Son muchos hoyos en la tierra.

¡Y mucha generación de riquezas! Y mucha infraestructura construida en un país que necesita infraestructura si lo que se quiere es traer productos agrícolas a los mercados.

¿Y muchos puestos de trabajo?

Sí, muchos puestos. 12 000 personas trabajan en esta empresa. Y si añadimos las empresas conjuntas que tenemos, suman más de 30 000 personas. Todas en Perú. Todas partes formales de la economía [reguladas y pagando impuestos]. En el Perú, el 60% de la economía es informal [no reglamentada y no tasada]. Cuando el gobierno habla del salario mínimo, sólo se refiere al sector de los negocios formales y a aquellos que tienen un trabajo formal – que implica sólo al 40% de la población.

Fuera de aquellos en cargos administrativos, ¿cuál es el salario promedio de sus trabajadores?

Creo que es más de $1 000 al mes. La minería es la industria mejor pagada.

Tal vez fui muy atrevido al decir que hace muchos hoyos en el suelo.

No hay preguntas indiscretas, sólo respuestas indiscretas. Puede preguntar lo que quiera y yo lo manejaré. No se preocupe.

Muy bien. Entonces ustedes van a una comunidad por 10, 20 o más años…

Benavides: 30 años

¿Hasta que la mina se seca?

Hemos estado operando una mina de plata desde hace 62 años y todavía es productiva.

¿Cuál es el impacto de su empresa en esa comunidad?

Nos aman. Hay tan pocas actividades económicas ahí. Dicen que es una de las zonas más pobres del Perú, pero hemos estado ahí durante 62 años.

¿Hacen algún esfuerzo como empresa para mejorar las comunidades en donde trabajan? ¿Contribuyen con la escuela, la construcción de carreteras, la limpieza de los desechos que generan?

Todas las anteriores.

¿Están forzados a hacerlo por ley?

A veces sí. A veces pensamos que es parte de nuestra obligación. Déjeme contarle una historia. Durante los tiempos de Sendero Luminoso, esta empresa no era lo suficientemente fuerte como para construir un ejército para defendernos. Mucha gente cercana a mí fue asesinada. Fueron tiempos terribles. Debíamos proteger nuestros recursos y nuestra gente. Estábamos en contacto con las comunidades [donde teníamos minas]. Las comunidades nos alertaban: “Hay un grupo de gente extraña que viene a atacar.” Esa era nuestra defensa. ¿Por qué lo hacían? Porque teníamos una buena relación con ellos. Todos éramos vulnerables en Perú. Todos corríamos el riesgo. Todos teníamos miedo.

El Papa dice bien claro que las industrias extractivas saquean y toman las riquezas de comunidades pobres, las envían a comunidades ricas y dejan a los pobres más pobres, incluso cuando ya han terminado en la zona.

Me parece que es un juicio injusto, al menos en mi experiencia. Lo que pasa es que, si extraes algo, y tienes una ganancia y pagas tus impuestos, la función del gobierno es la de redistribuir las riquezas. El papel del gobierno es el de otorgar a las comunidades infraestructura e inversiones y generar oportunidades para la gente – además de lo que la empresa provea.
Pero el hecho es que, en una sociedad normal… si haces negocios en los EE.UU., o en otro país desarrollado, obtendrás algo de tus impuestos. El problema aquí [en Perú] es la falta de habilidades administrativas, particularmente a nivel regional. Es No es cuestión de culpar más o menos a alguien. Pero el sistema hace que todas esas personas pobres no obtengan los beneficios [que deberían obtener por el pago de sus impuestos].

Hablé con Manuel Pulgar Vidal la semana pasada y me dijo: “Recolectamos los impuestos, guardamos una cantidad aquí y enviamos el resto de vuelta a la comunidad. Funciona perfectamente”.

¿Por qué no vas a ver el monumento a la “maca” en el pueblo de Huayré (la maca es un tubérculo que crece en los Andes al cual se le conceden propiedades afrodisiacas)? La gente de Huayré necesita agua potable y tuberías en su pequeño pueblo. Pero el gobierno gastó su dinero de impuestos en un enorme monumento a la maca. ¡La maca! ¡Un monumento a un tubérculo!
El señor Pulgar-Vidal es una persona ideológicamente orientada. Y creo que él tiene su propia agenda, y bien por él. Yo he estado aquí por mucho más tiempo que él. Él está esperando conseguir un trabajo en el extranjero después de ser ministro [cuando termine su período en 2016]. Yo no estoy en búsqueda de un nuevo trabajo dentro de uno o dos años.

Parece tener un muy buen trabajo.

Me va bien, sí. No tengo problemas. Comienzo temprano y salgo tarde. Y tengo que hacer los pagos mensuales de 12 000 personas. El señor Pulgar-Vidal no necesita involucrarse en esos asuntos. Hay una diferencia, una gran diferencia. El burócrata es bastante distinto a la persona en el sector privado.

¿Es usted católico?

Sí. Antes lo era más. Me importa la iglesia y la religión. Pero me he vuelto cada vez menos religioso. Para mí, no se trata de ir o no a misa. Se trata de tu propia moral y conciencia, y de hacer el bien a tu comunidad, a tu gente y a la sociedad. En ese aspecto, soy un buen católico.

Como usted sabe, el Papa Francisco es el primer Papa de América Latina. Es bastante distinto a Juan Pablo II y Benedicto. ¿Qué piensa de él?

Me agrada. Creo que es un hombre bastante sensato. Mi impresión es que viene de un país [Argentina] que ha hecho un desastre de sí mismo. Un país que era desarrollado en 1940 (el único país que vino del mundo desarrollado al subdesarrollado). [Risas] ¡Deberían recibir el premio Nobel por eso! ¿Dónde queda la responsabilidad de la sociedad argentina? La iglesia tiene responsabilidad ahí también, y ¿qué está haciendo el Papa allá?
Mi impresión, cuando lo oigo hablar, es que saca a relucir su propio bagaje [de nación]. Yo también tengo el mío [Perú]. Pero el Papa viene de un país donde todo fue mal hecho, especialmente por la comunidad empresarial. Esa es mi impresión. Y cuando leo la encíclica [creo] que por eso él culpa tanto a la comunidad empresarial.

¿Qué diría si fuera invitado a hablar con el Papa?

Diría que él tiene que escuchar a todas las partes de la sociedad y a los líderes empresariales. Los problemas que se tienen con aquellos políticos ideológicamente orientados o con los gobiernos ineficientes son problemas que nos gustaría resolver. Pero muchas veces no está en nuestras manos. Podemos contribuir, y debemos contribuir, pero no podemos arreglarlos.

¿Conoce usted al economista peruano Richard Webb? Hablé con Webb, y él se refiere a la encíclica como científicamente sólida, y económicamente ingenua e idealista.

Es una buena persona, es muy profundo y sabe que todas estas cosas importan. Estoy de acuerdo [con lo de la ingenuidad sobre la economía]. Pero no creo que sea científicamente sólida. Creo que se necesita ir más a fondo para ser científicamente sólida.

Tal vez, como usted dice, sólo se ve lo que uno quiere ver.

¿Cuándo la leo, sólo veo lo que me conmueve? Puede no estar bien. Puede no ser inteligente, pero es un hecho. Todos leemos las cosas de manera sesgada y compleja.

¿Le diría al Papa Francisco que su documento no tiene relevancia para usted?

No, tiene importancia cuando la leo porque la sociedad, al menos en Perú, tiene mucha relación con mi iglesia. Y si él sale con una encíclica de este tipo, es mi responsabilidad como empresario leerla, y también como católico.

¿Tendrán algún efecto las ideas, principios, consejos y sugerencias del Papa en su empresa y, tal vez, en las industrias extractivas?

Por supuesto.

¿Cómo?

No es tan Radical como algunos miembros de la iglesia quisieran que fuera. Y eso es importante. Cuando tenga una discusión con alguien de la iglesia católica o con algún cura que diga que nada se debe tocar, sacaré la encíclica y les mostraré – los empresarios podemos contribuir a la sociedad, tal y como el Papa lo dice en su encíclica. Pero tiene que ser a través del cuidado del medioambiente. Usaremos la encíclica como recordatorio.

¿Entonces usted está de acuerdo con los principios de cuidar la tierra de manera sostenible?

Nadie podría estar en contra de eso… El Perú ha sido bendecido por Dios, más allá de la religión, con recursos naturales. Tenemos la habilidad de [usar] esos recursos para el beneficio de la sociedad, no sólo de nosotros. Tenemos una responsabilidad. Yo tengo una responsabilidad. El hecho es que todos tenemos una responsabilidad. [Los recursos naturales y las empresas] pueden contribuir mucho [a la sociedad]. Si decides explotar a la gente y tener ganancias sin importarte la comunidad, no estás haciendo lo correcto.

¿Usted cree que el calentamiento global es causado por el ser humano?

No.

¿En serio?

Puede sonar extraño, pero ha habido muchos, muchos años en que el mundo ha estado congelándose o congelado. Nosotros manejamos una industria centrada en la geología. En geología hablamos de millones de años. No estoy seguro de que sea un fenómeno causado por el hombre.

Yo estudio y he hablado con muchos científicos expertos en el tema – y no he venido aquí a discutir – pero en geología, el congelamiento sucedió en un periodo de millones de años. Sin embargo, en sólo 150 años, hemos calentado la tierra en 1 grado Celsius con todos los combustibles que hemos quemado. Ese tipo de cambio brusco no tiene precedentes en el registro geológico.

Puede ser, con los combustibles que han sido usados. ¿Y de dónde viene eso? ¿Quiénes han consumido esos combustibles?

En su mayoría, los países del primer mundo.

Otra vez, se trata de a quién culpar. No empiecen por el Perú, a señalarnos con un dedo acusador. No es culpa nuestra.

¿Qué le debe el Perú al mundo? Cuando los ambientalistas dicen “Mira, necesitamos sus bosques en la selva porque nosotros seguimos consumiendo y quemando petróleo y carbono en el hemisferio norte.”

El Perú necesita sus bosques. También necesitamos crecimiento. Tenemos que tener un mejor manejo de nuestros recursos.

El Papa habla de todas estas cuestiones, del valor propio de la biodiversidad.

Sí, pero la minería en el Perú, la minería responsable, no afecta la biodiversidad. Es un asunto particular al Perú. La mayoría de nuestras minas, las más grandes, tienen más de 4 000 metros de alto [demasiado alto para la mayoría de plantas, animales y aves.]

Tal vez, pero en el Perú, la minería requiere de mucha agua. Y eso es algo de lo que más preocupa en la encíclica.

En el Perú no falta agua. En los Andes, el 85% del agua de lluvia va hacia el océano cada año. 85 por ciento.

¡Más de la mitad del territorio de este país es desierto! ¿A qué se refiere con ninguna escasez de agua?

Tenemos mucha agua. No sólo en glaciares, sino también en lluvias cada año. Se tiene que retener el agua en los altos Andes en los periodos de lluvia.

¿Y se hace?

Muy poco. Hay tanto potencial para energía hidroeléctrica en el Perú. ¿Y cuánto estamos explotando? Sólo el 5%.

¿Se está tratando ese tema aquí?

Yo lo hago, no sé cuántos más. Pero es la manera profundamente científica de tratar los asuntos medioambientales. No con emociones, sino con inteligencia.

¿Irá usted a la Cumbre sobre el Cambio Climático en Paris en Diciembre?

No, no. Estamos organizando un equipo representativo de la sociedad minera ahí.

Perdone, pero necesito preguntar de nuevo: ¿No le parece que la encíclica tenga mucho impacto?

Ha puesto el asunto sobre la mesa. Y eso es importante. Responsabilidad social compartida; como dice el dicho: no hay carne sin hueso. La ganancia no puede venir sin responsabilidad.

¿Algún comentario final?

Hay una creencia que esta [encíclica papal] va a cambiar el mundo. No va a cambiar el mundo. Nada cambia el mundo. Pero es importante. Y tenemos que tratar estos temas.

Justin Catanoso es director de periodismo en la Universidad de Wake Forest en Carolina del Norte. Sus reportajes son patrocinados por el Centro Pulitzer de Reportaje de Crisis en Washington.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s